Buscar

Zara, El Corte Inglés, Cortefiel: comienzan las rebajas más agresivas

Los grandes grupos de moda lanzan agresivas campañas, con descuentos de hasta el 70%, y logran aliviar parte de la caída de ventas con la gestión activa del 'stock' y con el canal online.

Con una caída acumulada de las ventas de casi el 45% desde principios de año, que tocó suelo en abril con un desplome del 90%, cuando todas las tiendas estaban cerradas por el confinamiento, las cadenas de moda se enfrenta al periodo de rebajas más importante de la última década, marcada por la crisis del Covid-19.

Los grandes retailers adelantan sus descuentos y lanzan unas agresivas campañas de julio, con descuentos en muchos casos superiores a lo habitual, de hasta el 70% en algunos casos.

Las tiendas del grupo Inditex comenzaron ayer sus rebajas online, un día antes que el año pasado, y hoy en tienda física. Como peculiaridad, este año los clientes pudieron saber unas horas antes el descuento que se aplicaría a cada producto, una vez comenzasen las rebajas, en muchos casos superior al 20% habitual.

Mientras, El Corte Inglés, que desde la vuelta a la actividad tras el confinamiento ha relizado tres campañas previas de descuentos, también inicia hoy sus rebajas de julio. Tendam suma ya una semana de rebajas, "con buena acogida" y también Mango, Desigual y H&M llevan varios días ofreciendo descuentos de hasta el 70%. El grupo sueco tiene un 50% en la colección primavera verano y un 10% extra para sus miembros.

Control de 'stock'

Pese a la histórica caída de ventas en el sector durante los meses de confinamiento, las grandes cadenas han conseguido cierto control del stock, lo que les ha permitido capear, al menos de manera parcial, el desplome de los ingresos en las semanas más duras de la crisis del Covid.

La estrategia de las compañías ha sido adaptar los pedidos a la previsible demanda gracias a modelos de negocio flexibles, que les permitieron recortar inversiones y reducir compras sobre todo en los meses de marzo, abril y mayo.

En la última conferencia de analistas de Inditex hace unos días, el presidente del gigante español de la moda, Pablo Isla, explicó que en estos meses se habían tomado decisiones respecto a las compras y que un modelo de aprovisionamiento ágil, en parte en cercanía, había ayudado a aliviar en parte la situación.

El grupo Inditex, que llegó a tener el 88% de sus tiendas en el mundo cerradas por el Covid-19, ha conseguido con esa política una reducción del stock del 10% con respecto al año anterior. "Respetaron los compromisos adquiridos con proveedores, no dejaron ningún pedido sin pagar, pero a la vez tomaron decisiones de reducir el volumen de compras por el hecho obvio de tener canal de ventas cerrado", según explican fuentes del sector.

Un caso similar es el del grupo Tendam, que integra a Cortefiel, Springfield y Women'Secret. Esta compañía tomó medidas para adaptar la producción al potencial nuevo entorno de mercado desde un principio y en marzo redujo sus compras de mercancía en un 35%, según indican desde el grupo.

"Aun así es una situación muy complicada también para los grandes retailers, que en algunos casos tienen previsto alargar la temporada de verano para sacar el stock y comenzar la de invierno más tarde. De hecho ya se han cancelado pedidos de invierno", explica Eduardo Zamácola, presidente de Acotex.

El Corte Inglés calcula que sus rebajas de este año serán sobre unos 4 millones de artículos, "una cifra muy similar a la de otros años", para dar salida a las últimas temporadas, en su caso primavera-verano.

La falta de flexibilidad para controlar su stock sí ha supuesto un problema el pequeño comercio que, con menor músculo financiero, falto de liquidez para hacer frente a las deudas de estos meses y con parte de su plantilla aún en ERTE, afronta estas rebajas como la oportunidad de garantizar su supervivencia a corto plazo.

La vista de los grupos de moda está puesta en el turismo y en la temporada de verano, sobre todo en las zonas costeras y las islas, donde el turismo representa gran parte de la actividad anual "aunque somos conscientes de que la incertidumbre de las familias desanimará las ventas", dice Pedro Campo, presidente de la Confederación Española de Comercio.

"Estas rebajas no van a ser como otras. Se trata sacar el stock de verano y hacer algo de caja", dice el presidente de Acotex. "Tanto es así que algunas de los grandes distribuidores que han dejado sin abrir algunas de sus tiendas tras el confinamiento puede que no vuelvan a abrirlas".

70.000 TIENDAS SE JUEGAN SU SUPERVIVIENCIA

La Confederación del Comercio calcula que hasta 70.000 comercios podrían no superar el verano, alrededor del 15% del total de sus asociados. Unos porque ya optaron por no reabrir tras el desconfinamiento y otros, aunque intentarán quemar sus últimos cartuchos durante estas rebajas, también se quedarán en el camino. "Estas rebajas tienen que ser el puente de salvación porque algunos ya han colgado el cartel de se alquila o se vende", dice Pedro Campo, que lamenta que desde el reinicio de la actividad comercial, hace ya varias semanas dependiendo de la comunidad autónoma, el sector se encuentra aún al 30% de su actividad habitual, por lo que además solicita con urgencia la ampliación de los ERTE hasta que se recupere el ritmo habitual. Para el pequeño comercio la falta de flexibilidad se ha unido a que en algunos casos no cuentan con canal online, que aunque en España representa solo el 8% del total de ventas de textil, ha aliviado la situación a los grandes distribuidores del sector. "Tenemos toda la colección sin vender, la colección de primavera que acabábamos de lanzar con el confinamiento y la de verano", dice el presidente de la Confederación del Comercio.