Buscar

¿Qué impulsa el crecimiento del 'súper'? Comida preparada, productos para mascotas y lo 'premium'.

Los españoles nos gastamos el año pasado más dinero en el súper, a pesar de que no compramos más cosas, sino más caro. En concreto, nos dejamos un 2,4% más en la cesta de la compra, unos 89.000 millones de euros, según datos de la consultora Nielsen, que ha presentado este martes su estudio anual sobre tendencias del consumidor.

Parte de este incremento vino porque se han disparado los precios, sobre todo de los productos frescos, un 2,7%. Otra parte del aumento viene porque compramos cosas más caras, con más valor añadido: cerveza artesanal en lugar de la lata de rubia, pan de molde de semillas en lugar de blanco y el papel higiénico ahora lo compramos acolchado.

 

Como explica Patricia Daimiel, directora general de Nielsen para España y Portugal, "sin emoción no hay crecimiento". "Hay que emocionar al consumidor, las empresas y cadenas que lo han entendido son las que están creciendo", ha señalado Celia Rodríguez, experta de la consultora.

Los supermercados e hipermercados facturan más gracias a que los consumidores nos hemos quitado el chip de ir mirando el precio. Ese "ya no es un requisito fundamental", dice Rodríguez. El precio es el que está moviendo el crecimiento, a pesar de que, en número, no somos más consumidores (la población está estancada y no hay más bocas que alimentar).

HOGARES CON MÁS MASCOTAS QUE NIÑOS

Los precios han crecido mucho en algunas categorías, sobre todo en los productos frescos, con un encarecimiento del 4,8%. Esta inflación ha limitado el crecimiento de los frescos y la demanda ha caído un 2,6%. Hemos comprado menos carne y menos pescado y el marisco fresco, pues la gente "se está yendo al congelado", señala Patricia Daimiel.

La alimentación envasada sí crece en demanda, con un 0,8% más de compras. Los productos perecederos aumentan el 2%, gracias en parte al impulso de los platos preparados. Esta es una de las categorías que más está crecimiento en los supermercados. Casi todos tienen ya su sección de comida lista para comer: Mercadona, Carrefour, Dia, Lidl... Seis comidas al mes ya las hacemos gracias a esta comida preparada que nos ofrecen los súper. Es el 10% del total.

 

Hay productos, como las cervezas, el pan de molde o la pasta de dientes, que "han sabido adaptarse a la moción que busca el consumidor", dice Rodríguez, y han innovado y han lanzado nuevos artículos con valor añadido que han hecho que el consumidor decida pagar más.

Junto a los platos preparados, una de las categorías que más está creciendo es la de comida para mascotas. El 42% de los hogares españoles tienen perro o gato (un 2,5% más) pero sólo el 11% tiene niños menores de cinco años. Ya hay tres veces más hogares con perro o gato que con hijos. Esto convierte a los productos de las mascotas en un filón. De hecho, el mercado de comida para perros y gatos mueve 1.218 millones de euros, que es lo mismo que mueve la cerveza en el súper. Las tiendas especializadas acaparan un 20% del total del gasto.

COMPRAR EN LA GASOLINERA

Con respecto al lugar donde compramos, son los supermercados los que crecen por encima de la media. Tres de cada cuatro euros los gastamos en estos formatos de tienda. Sin embargo, compramos cada vez más en las estaciones de servicio, con un crecimiento del 8%. Es "por este concepto de proximidad y comodidad" que busca el cliente.

De todas las cadenas, Mercadona y Lidl son los que impulsan el crecimiento en gran consumo. Junto a los supermercados regionales, "que son los que cuidan los frescos", los que crean emoción.