Buscar

El comercio minorista supone el 13,8% del tejido empresarial de la C. Valenciana.

El comercio minorista en la Comunitat Valenciana supone el 13,8% del tejido empresarial, según el Informe Anual de la Distribución Comercial de la Comunitat Valenciana 2018. Integra a 49.116 empresas y 61.616 puntos de venta.

El informe constata una estabilización de las ventas tras cuatro años de crecimiento que se achaca al aumento de la incertidumbre. Sin embargo, esta evolución varía según el tipo de producto. Mientras que alimentación crece un 0,4%, la copmra de productos ocasionales, como los electrodomésticos, experimenta un crecimiento del 4,5%. Este incremento se justifica porque las familias redujeron su tasa de ahorro a mínimos históricos durante el año 2018 y han destinado parte de estos ahorros al consumo de bienes duraderos: muebles, electrodomésticos, entre otros bienes. De esta manera se ha canalizado la demanda embalsada, que permanecía estancada desde el periodo de crisis.

Por modos de distribución, sólo las ventas de empresas unilocalizadas han registrado tasas negativas (-0,7%), algo que viene sucediendo desde 2017. Del resto, destaca el aumento de ventas de las grandes cadenas (2,4%).

El informe destaca el papel generador de empleo del comercio al por menor. 2018 acabó con 210.983 afiliaciones a la Seguridad Social y ha superado ya las cifras previas a la crisis (209.381 afiliaciones).


Perfil del trabajador en comercio minorista: mujer, a tiempo parcial, menor de 30 años o mayor de 45


También los trabajadores autónomos tienen un papel importante en el comercio minorista. En el año 2018, este colectivo ha alcanzado 59.263 afiliaciones, el 28,1% del total en el comercio minorista. Pese a la importante presencia de este colectivo, el número de afiliaciones ha descendido un 2,3% durante el año.

Los trabajadores por cuenta ajena han finalizado el año 2018 con 151.720 afiliaciones. Este colectivo ha aumentado su número de afiliaciones un 3,4% y lidera la creación de empleo en el comercio minorista. Esta tendencia refleja un cambio en la estructura del empleo, en el que progresivamente tienen más presencia los asalariados a tiempo parcial.

Los perfiles de trabajadores muestran una presencia significativa de mujeres (61,3%), de jóvenes menores de 30 años (18,4%) y de personas mayores de 45 años (39,2%) comparada con la economía en su conjunto.


Menos tiendas de alimentación especializada y aumentan los formatos de libre servicio


En el año 2018 se registró un un ligero descenso del número de locales. Por formatos comerciales, la tienda de alimentación especializada ha perdido un 2,8% de locales, a la vez que se ha reducido la cuota de mercado en alimentación fresca, donde mantenía el mayor protagonismo.

Paralelamente, los formatos de libre servicio se han mostrado dinámicos y han aumentado su oferta en la Comunitat Valenciana en 90 locales. Este formato comercial muestra una tendencia a la convergencia de tipologías (supermercados, autoservicios de descuento,etc.) donde prevalece la proximidad, los servicios al cliente y la mejora de la calidad de los productos, especialmente los frescos.

El formato de centros comerciales, a lo largo del año 2018 ha incorporado dos nuevos equipamientos, que suponen la incorporación de 77.122 metros cuadrados de SBA: Vida Nova Parc (Sagunto) y Estepark (Castellón). Asimismo, se ha ampliado la oferta del parque comercial Alfafar Parc.

La clasificación de la oferta comercial por tamaño refleja el predominio de pequeño comercio, con un 96,7% de locales con menos de 10 empleados. En este conjunto se distinguen los locales con tamaño entre 3 y 9 empleados, cuyo número ha crecido, así como los de menos de 3 empleados, que están inmersos en una situación de estancamiento.


Uno de cada cuatro euros de facturación de comercio minorista corresponde a compras online


El número de locales “no realizado en ningún establecimiento comercial”, donde se enmarcan los negocios online, ha crecido un 3,9% durante el año 2018, dato que refleja el buen momento que está experimentando este canal.

Las compras en el comercio minorista por Internet alcanzan uno de cada cuatro euros de la facturación global del comercio electrónico en 2018.

Los productos de equipamiento personal (ropa, calzado y complementos) son los que mayor cifra de negocio generan. Le siguen las ventas de otros bienes ocasionales (artículos de regalo, flores, semillas, plantas, animales de compañía, entre otros). Ambos grupos concentran casi la mitad de las ventas online de negocios minoristas (46,1%).

El aumento del gasto de los hogares de la Comunitat Valenciana y de los turistas han contribuido a mantener las ventas del comercio al por menor en 2018. La partida de gasto que los residentes de la Comunitat Valenciana destinan a la adquisición de productos en el comercio al por menor ha ascendido en 2018 a 17.560 millones de euros y representa el 31,0% del gasto total de los residentes en bienes y servicios.


La facturación del sector en 2018 superó los 17.500 millones de euros


Esta partida de gasto destinado a realizar compras en el comercio al por menor aumentó un 6,2% respecto al año 2017, mostrando la recuperación del gasto de los residentes de la Comunitat Valenciana. No obstante, esta cuantía todavía es inferior a la de 2008, lo que demuestra que el nivel de gasto no ha alcanzado los niveles previos a la crisis económica.

El turismo ha dinamizado las ventas del comercio minorista. En 2018, la Comunitat Valenciana ha recibido 28,4 millones de turistas y se han registrado más de 177 millones de pernoctaciones. Los turistas han realizado un gasto en los establecimientos comerciales minoristas estimado en 1.549 millones de euros, aproximadamente el 12,3% del gasto total realizado en el destino.

Para el futuro inmediato, el estudio prevé que el consumo siga contribuyendo al crecimiento y agrega que el turismo sigue siendo un motor económico clave, tanto el visitante ocasional o el extranjero residente.

Con respecto a la oferta comercial, se prevé que continúe el proceso de reajuste, aunque con menores pérdidas de empresas y locales y cierto incremento del tamaño empresarial. En cuanto a la evolución del comercio urbano, se observa un proceso de sustitución de la actividad económica en los ejes urbanos, que van perdiendo tejido comercial frente al aumento de actividades de servicios, entre las que destacan locales de restauración, clínicas veterinarias, inmobiliarias, academias de formación, centros de fotografía y diseño gráfico, clínicas médicas y odontológicas, etc.