Buscar

El sector del comercio es en el que más negocios se abren y se cierrran.

La economía española muestra síntomas de enfriamiento con cuenta gotas. En las últimas semanas se han conocido varios datos macroeconómicos como el de crecimiento del PIB, la creación de empleo o las matriculaciones y la balanza por cuenta corriente, que reflejaban todos ellos cierta desaceleración de la actividad a medida que avanza el año.

Ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó otro dato en esta misma línea, que apunta hacia una pérdida de pulso de la economía. Se trata de otra caída en el ritmo de creación de nuevas empresas. En junio pasado se crearon 7.433 sociedades mercantiles, lo que supuso un importante descenso del 8,5% respecto al mismo mes de año anterior. De hecho, se trata del menor número de nuevas sociedades creadas en un mes de junio desde el año 2010.

Este dato coincide con los facilitados también ayer por el Consejo General del Notariado, que registraron 7.881 actos de constitución de sociedades, un 9% menos que hace un año. Mientras que el dato ajustado de efectos de calendario indicaba una caída algo más suave de cerca del 6% interanual en junio. Aunque la disminución en la constitución de empresas en el acumulado en el primer semestre es algo menor, con una reducción del 1,2% en comparación con los primeros seis meses del año anterior.

Asimismo, el aumento de las empresas con cuenta de cotización en la Seguridad Social en junio pasado (0,34% más que doce meses antes) fue el menor de los últimos dos años.

Pero las cifras que reflejan este enfriamiento de la actividad relacionado con las empresas no para aquí, porque el capital suscrito para constituir nuevas sociedades también fue en junio el más bajo en ese mes de los últimos seis años. En concreto desde mediados de 2013, justo en la antesala del inicio de la recuperación de la crisis. En junio los nuevos emprendedores emplearon 286 millones de euros en la constitución de estas nuevas sociedades, un 28% menos que hace tan solo un año. E igualmente, la cantidad media empleada en cada proyecto empresarial ascendió a 38.548 euros. Esta cuantía se redujo un 21,5% en comparación con junio de 2018, según los datos del INE.

Mientras que, los notarios cifraron en 17.019 el capital medio aportado por cada socio de estas nuevas empresas en junio pasado, lo que también supuso un descenso del 4% respecto al mismo mes de hace un año.

Tampoco hay más ampliaciones de capital

Tampoco llegan buenas noticias en cuanto al crecimiento empresarial de las sociedades ya existentes. Los datos de INE dicen que en junio un total de 2.154 sociedades ampliaron capital, un 11,6% menos que hace doce meses.

Pero lo más preocupante acerca de esta última cifra quizás sea que el número absoluto de sociedades que decidió crecer con más capital fue el más bajo en un junio desde el año 1997.

Si bien, las que sí recurrieron a esta fórmula para obtener financiación suscribieron bastante más capital que hace un año. Concretamente, la cantidad total suscrita por estas sociedades ascendió a 1.709 millones de euros, un 44% más que un año antes. Y también aumentó considerablemente, un 63% interanual, el capital medio suscrito en cada operación (793.521 euros).

No obstante, una buena noticia es que las empresas que desaparecieron, ya sea de forma voluntaria, por fusionarse con otras o causas diferentes, también disminuyeron un 8% en junio respecto al mismo mes del año anterior. La voluntariedad estuvo detrás de la mayoría de las disoluciones de sociedades, representando casi ocho de cada diez de todas las que desaparecieron. Y solo el 7,5% dejó de existir por haberse fusionado con otra empresa.

Aunque también la estadística muestra otro dato poco alentador en cuanto a la disolución de empresas. Analizando los últimos meses de junio se observa que en 2019 se disolvieron un 23% más sociedades que en mayo, mientras que la creación de nuevas sociedades en este mismo espacio de tiempo creció menos de la mitad, un 13%.

Dicho esto, en junio pasado fueron menos que hace un año las sociedades que no llegaron a disolverse pero sí redujeron capital: 380 frente a 501 en ese mes de 2018.

Pese a esta situación de enfriamiento generalizado, hubo comunidades autónomas donde el número de nuevas empresas siguió creciendo en junio pasado. Fue el caso de Cantabria, donde se registraron un 26% de sociedades más; Asturias (un 23% más); Navarra (20,4%); Aragón (11% más) y Extremadura (8%). Por el contrario, Murcia y Canarias encabezaron el recorte de nuevas sociedades.

El comercio fue, como es habitual, el sector más dinámico, tanto a la hora de crear nuevas sociedades como de disolver las existentes, representando el 21% del total en ambos casos. Algo parecido ocurrió con las con el sector de la construcción, al que pertenecían el 13% de las de nueva creación y el 16% de aquellas que desaparecieron por distintos motivos.

CUÁNTO CUESTA CREAR UNA SOCIEDAD

El capital medio para constituir una sociedad era en junio pasado de 38.548 euros, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero esta cantidad varía notablemente en función del sector de actividad al que pertenezca la nueva empresa que se cree.

Así, las sociedades que requieren de un mayor desembolso económico son, con diferencia, las pertenecientes a los sectores inmobiliarios, financieros y de seguros, ya que el capital medio utilizado para abrir una empresa de este tipo está cercano a los 200.000 euros. Le siguen a mucha distancia la apertura de un comercio, para lo que se requerían en junio pasado un promedio de 24.500 euros; en tercer lugar, las sociedades para realizar una actividad en la construcción exigen alrededor de 15.000 euros.