Buscar

Ikea trabaja en llevar su tienda urbana a un máximo de cinco grandes ciudades.

La cadena sueca abrió ayer su nuevo espacio en la calle Goya de Madrid

No renuncia a su modelo tradicional, aunque adaptando su tamaño

 

kea inauguró ayer su nueva tienda urbana en el centro de Madrid. En concreto, en un local de 2.000 metros cuadrados de superficie y tres plantas situado en la calle Goya, donde antes se situaba una tienda de Zara, y que ha requerido de una inversión de seis millones de euros. Se trata del segundo establecimiento de carácter urbano de la cadena sueca en Madrid, después de la apertura hace unos meses en la calle Serrano, con una tienda especializada en equipamiento de dormitorios. En el nuevo emplazamiento, la temática protagonista es la decoración de los salones.

Como sucedió con la de Serrano, Ikea habla de su nueva tienda como de un laboratorio para dar forma a su tienda del futuro. Y esta tendrá un importante peso urbano. La compañía de origen sueco trabaja en llevar este modelo a otras ciudades españolas, siempre que los resultados que coseche en la tienda de Goya cumplan con los objetivos, como sucedió con la de Serrano. Así lo afirma el director de expansión de la firma, Ignacio Navarro, a CincoDías: “Ahora mismo el foco está en Madrid, en mejorar el modelo y desarrollarlo en Goya. Sí estamos viendo un plan para poder llevarlo a otras grandes ciudades, no serán más de cuatro o cinco”, afirma. En cualquier caso, no será durante el próximo año fiscal, es decir, entre el 1 de septiembre de 2018 y el 31 de agosto de 2019. Hay que recordar que en octubre de 2016 la compañía abrió un punto de venta efímero en el centro de Barcelona, además de en Madrid, previo a la apertura en Serrano.

Navarro detalla que el modelo recién implantado en Goya solo podrá ser aplicable a grandes urbes que, además, no tengan un Ikea en su formato tradicional en su entorno más cercano. En el caso de la capital catalana, el Ikea de referencia está ubicado en Badalona, a unos 15 kilómetros del centro de Barcelona. “Hay ciudades de cierto tamaño en las que la gente está acostumbrada a ir al centro comercial porque está pegado a la ciudad. Hay que ir ubicación por ubicación adaptando los formatos”. En España, la compañía gestiona de forma directa tiendas en A Coruña, Alcorcón, Asturias, Badalona, Jerez, l’Hospitalet, Málaga, Murcia, Sabadell, San Sebastián de los Reyes, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza, además de las dos urbanas de Madrid. Estas seguirán conviviendo, pese a que apenas les separan 15 minutos a pie. “Ambas tiendas aprenderán la una de la otra, implementando lo que funciona y desechando lo que no”, describe Navarro.

Estos formatos urbanos responden, por un lado, a la tendencia cada vez mayor a ir de compras sin tener que salir al extrarradio, y por otro, al crecimiento de los pedidos online. Entre las funciones del centro de Goya estará dar servicio a los pedidos digitales en su entorno. “El cliente mira más los catálogos y compra más online. Ya no quiere gastar tanto tiempo desplazándose, da más valor a su tiempo”, explica Navarro, que continúa: “Tampoco quieren que la tienda sea un supermercado, prefieren que esté viva, sea interactiva... Este modelo es una suma de todos. Una tienda conveniente que permite tener un feeling del producto y llegar a todo el surtido a través de herramientas digitales”.

El modelo urbano no será el único que definirá la expansión de Ikea por España en los próximos años. Se complementará con el de gran superficie que ha extendido en España, aunque bajo un criterio de necesidad en cada ubicación.

“Ahora hay que dar una solución a cada tipo de cliente. No nos quedamos contentos con los que ya tenemos, y nuestra ambición es servir a la mayoría de la tente”, afirma Navarro, que concreta: “Antes la idea era que, cuanto más grande, mejor, porque a la larga la tienda se iba a quedar pequeña. Ahora quizá hay que ir a un formato adaptado, ir con grandes formatos a grandes poblaciones, pero hay otras que no van a crecer más y a las que habrá que ir con otro modelo”.

PRUEBA Y ERROR

Más formatos. Desde Ikea señalan que, después de la apertura de la nueva tienda de Goya, llegarán “nuevos formatos y localizaciones para estar más cerca del consumidor y poder darle el servicio cuándo, dónde y cómo este desee”. Además de extender el modelo urbano a otras ciudades, la compañía trabaja en otras alternativas. Por ejemplo, lo que llaman “puntos de planificación”, ubicados en zonas costeras que no cuentan con una tienda de Ikea cerca, y dirigido tanto a clientes locales como a turistas extranjeros que conocen la cadena. “Allí pueden explicar sus gustos, lo que quieren y lo que no, y les ayudamos a decorar sus espacios”, dice el director de expansión de la empresa, Ignacio Navarro. “Ahora estamos en eso, pero en un año o en dos tendremos aprendizajes de otros formatos que pongamos en marcha y probaremos otros”. Un trabajo de prueba y error.