Buscar

El Gobierno mantiene las comisiones bilaterales por los horarios comerciales y la ley de plurilingüismo.

El Consell confía en que acabarán cerrándose y las leyes no llegarán al Constitucional

El cambio de Gobierno y la llegada de un Ejecutivo con sello socialista a Moncloa provocó el aplauso del Consell del Botànic. Al margen de la caída de Mariano Rajoyy la esperanza de encontrar un interlocutor más receptivo en Madrid, se albergaba la esperanza de que las diferentes comisiones bilaterales acabasen cerrándose. De hecho, son las reuniones formales que de manera previa convoca el Gobierno central cuando tiene dudas sobre la constitucionalidad de determinadas leyes. Es decir, si en ellas no se resuelven las discrepancias entre Administración central y autonómica, le ley en cuestión va al Tribunal Constitucional.

Sin embargo, el BOE y el DOGV dieron ayer cuenta de la vía que mantiene abierta el Gobierno de Pedro Sánchez con las comisiones bilaterales de plurilingüismo horarios comerciales. Ahora bien, en el Ejecutivo valenciano se interpreta que el nuevo paso dado por el central no deja de ser un mero trámite, respondiendo además a las decisiones tomadas por los anteriores ministros del PP. Se confía, por tanto, en que acaben finiquitándose definitivamente.

Sobre el plurilingüismo ya lo dejó ayer claro hasta el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, para quien es «evidente» que no va a haber ningún tipo de recurso de inconstitucionalidad respecto a la Ley educativa. En cuestión estaba el artículo 11 que habla de promover el valenciano hasta el 50% del horario lectivo. En opinión de Puig, sería «bastante absurdo» que lo que era bueno para Cataluña, en la Comunidad Valenciana no fuera posible. «Es un elemento de confrontación desactivado», insistió.

Una opinión que comparten en la Conselleria de Educación. Fuentes del departamento que dirige Vicent Marzà señalaron ayer a este diario que confían «plenamente» en que con el nuevo marco político ni siquiera llegue a celebrarse en la práctica esa reunión. «Tampoco lo hizo el anterior gobierno con el decreto ley», recordaron las mismas fuentes.

En cuanto a la Ley de Comercio, aprobada el pasado mes de febrero, en la Conselleria de Economía Sostenible también se espera en que finalmente se aparque el conflicto con el Gobierno central. Las discrepancias en este caso se centran en la Ley 3/2018, de 16 de febrero, de la Generalitat, por la que se modifican los artículos 17, 18 y 22, y la disposición transitoria cuarta, de la Ley de Comercio de la Comunidad Valenciana que databa de 2011.

El artículo 17 determina que no se podrá abrir los domingos y festivos siguientes: 1 de enero, 6 de enero, 1 de mayo, 9 de octubre y 25 o 26 de diciembre. Lo que consideraba inconstitucional el Gobierno del PP era la imposición de determinados cierres al comercio. Al mismo tiempo, consideraba que debe primar la libertad total de horarios las zonas de gran afluencia turística, cuya caducidad por otro lado no gustaba tampoco. El director general de Comercio, Natxo Costa, criticó en su día el «trasfondo político» de lo que siempre consideró un «boicot» al pacto de los horarios.