Buscar

La Conselleria de Economía retoma el Patsecova y aspira a aprobarlo antes de que se agote la legislatura.

«No es un modelo comercial que guste al Consell pero si presenta un proyecto que cumple con todas las características legales, evidentemente no nos podremos oponer». La reflexión, referida a Puerto Mediterráneo, la acuñó ayer el director general de Comercio, Natxo Costa, que mantiene su oposición frontal al macrocentro comercial y de ocio que la multinacional británica Intu promueve con Eurofund en el término municipal de Paterna.

Tras el primer portazo de la comisión de evaluación ambiental, los inversores trabajan desde hace meses en un rediseño más sostenible, tecnológico y adaptado a las exigencias de la Generalitat. Aunque su encaje legal podría complicarse en el caso de que se apruebe el Plan de Acción Territorial del Comercio (Patsecova), cuyo borrador recoge varias cláusulas que impedirían de facto la ejecución de este centro.

 

El documento que ha de definir el desarrollo comercial en las tres provincias acumula un notable retraso, pero la Conselleria de Economía aspira a sacarlo adelante antes de que finalice la legislatura. Una vez cerrado el capítulo de los horarios comerciales, el departamento que dirige Rafael Climent pretende reactivar su tramitación y para ello cuenta con la colaboración de Pateco, un órgano de Cámara Valencia que desarrolla las funciones de oficina técnica en esta materia.

Según las fuentes consultadas, en escasas semanas -presumiblemente antes de Fallas- se abrirá la segunda fase de exposición pública después de haber incorporado al documento una parte de las alegaciones que recibió el texto inicial, la mayoría procedentes de consistorios y organizaciones sectoriales. «Al haberse registrado modificaciones sustanciales ha sido imprescindible abrir de nuevo el proceso de participación ciudadana», explicaron estas mismas fuentes, que confían en cerrar definitivamente la fase de consultas antes del próximo verano.

A pesar de los retrasos que acumula el Patsecova, la posibilidad de que se apruebe antes de que se agote la legislatura todavía es factible, dado que no tiene que pasar por la Cámara autonómica. A diferencia de los textos legislativos, este tipo de instrumentos estratégicos se aprueban por acuerdo del Consell, tal y como confirmaron desde el Ejecutivo autonómico, lo que reduce de forma ostensible los plazos.

Si bien Puerto Mediterráneo no se nombra de forma expresa en el plan de acción, lo cierto es que su primera versión incluía varios puntos que, de aprobarse, dificultarían mucho el desarrollo de este proyecto.

En concreto, el artículo 58 se erige en el más conflictivo. Para hacer frente a los macrocentros, el Patsecova establecía un techo de 120.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable para los nuevos centros comerciales. «Se considera que dichos proyectos superan la capacidad de acogida del territorio, al ser sus efectos negativos con carácter medioambiental, social, territorial y sobre las infraestructuras difícilmente mitigables e incompatibles con el modelo de desarrollo propuesto por el plan», precisa el borrador.

A priori, esta cláusula ya haría inviable Puerto Mediterráneo, que había previsto 300.000 metros. Sin embargo, fuentes jurídicas advierten de que la norma podría llegar a vulnerar la directiva comunitaria de Servicios, que regula la libertad de establecimiento.

El Consell también puede vetar el desembarco de nuevos desarrollos en las bautizadas como «áreas comercialmente saturadas». Según consta en el documento, se puede declarar esta figura de nuevo cuño la aglomeración de actividades comerciales provoque atascos recurrentes en los viales de acceso, carezca de suficiente aparcamientos o rebase el techo de contaminación atmosférica.

«No creo que el recurso de MN4 tenga recorrido»

El director general de Comercio, Natxo Costa, afirmó ayer que «a priori no hay posibilidad» de modificar el acuerdo de restricción de las aperturas en festivo que «ha costado tanto de conseguir» y que entró en vigor ayer mismo. Según Costa, «los problemas puntuales» que puedan surgir en Valencia y Alicante deberán resolverse dentro del Consejo Local de Comercio «siempre que se alcance el mismo nivel de consenso». Tras su publicación en el Diario Oficial de la Generalitat (DOGV), el próximo domingo será el primero en que cierre la gran distribución enlas ciudades de Valencia y Alicante. A juicio de Costa, el recurso anunciado por MN4 «en principio no tiene recorrido» y «a priori no hay posibilidad de que se modifique un pacto en el que ha participado de forma muy mayoritaria el sector». Pero, recordó que, si se registran problemas puntuales, se estudiarán alegaciones y se resolverán en el marco del Observatorio y los consejos locales de comercio, tal y como contempla el pacto.