Buscar

El comercio especializado resiste y afronta la revolución digital.

  • El curso de la crisis impactó en el número de establecimientos comerciales hasta contraerlo un 10,6% en Castellón
  • Los que quedan lidian con Internet, pero recelan de la cuota de mercado que cada vez arañan con más fuerza las grandes superficies

«El comercio ha sufrido muchísimo, pero lleva dos años de tibia recuperación, aunque no generalizada». Y es que después de una década remando contra viento y marea, los comercios que han llegado a la orilla son «profesionales y han apostado por la especialización». Tere Esteve, secretaria general de la Federación de Comerciantes y Autónomos de la provincia de Castellón (Covaco), cuya representatividad alcanza al 91% del comercio castellonense, explica que «los hábitos de consumo han cambiado mucho con la crisis y el sector se ha tenido que adaptar a nuevos productos y nuevas manera de vender». Pero los cambios en la actividad comercial son imparables. «Internet y las nuevas tecnologías son los retos de presente y futuro, el comercio tiene que seguir innovando para sobrevivir», explica Esteve.

Pese a la dificultad de encontrar estadísticas concretas del sector comercial por provincias, desde Covaco aportan un dato muy significativo: «En 2008 había un total de 44.300 establecimientos en la provincia de Castellón, no sólo comercios minoristas, mientras que en estos momentos hay 39.586», informa Esteve. Un dato que muestra una caída del 10,6% en el número de establecimientos. «Hay menos comercios pero son más profesionales, porque durante la crisis mucha gente que no encontraba empleo optó por refugiarse en este sector y poner en marcha un establecimiento, y la gran mayoría de estos casos no ha llegado ni a cinco años de actividad empresarial», asevera Esteve.

Los datos de afiliación en el comercio minorista de la provincia de Castellón muestran una línea descendente que tocó fondo en 2012 con un total de 20.592 trabajadores cotizando en esta actividad económica. Desde entonces, se varió la tendencia y el número de trabajadores ha aumentado un 5%, hasta los 21.628 afiliados al cierre del pasado ejercicio. No obstante, y pese a que desde Covaco constatan que el sector está en el camino de la recuperación, tanto en número de establecimientos como de empleados, en el último año la afiliación en el comercio minorista ha vuelto a descender un 1,1%, según los últimos datos del Informe Anual de la Distribución Comercial que elabora la Generalitat Valenciana.

La evolución de las afiliaciones por meses muestra el carácter estacional de la actividad comercial. Hace cinco años que desaparecieron las restricciones de calendario de rebajas (Real Decreto-ley 20/2012) y la tasa de afiliación sigue incrementándose durante los periodos tradicionales de rebajas. No obstante, cada vez más, las empresas de distribución incorporan días y fechas de promociones, descuentos especiales como el Black Friday y precios reducidos a través de outlets o ferias de stocks. Estas nuevas opciones están contribuyendo a la pérdida progresiva de impacto de las rebajas tradicionales a medio plazo. No obstante, desde Covaco son firmes a la hora de apostar de nuevo por «la regulación de los periodos de rebajas».

Temporalidad del empleo

Las tasas de temporalidad del empleo a tiempo parcial en la actividad comercial se sitúan por encima de la media de la economía provincial. El 18,8% de los contratos firmados en la actividad comercial tiene una duración de entre uno y tres meses. El porcentaje es del 13% de media para el conjunto de la contratación del resto de sectores económicos. Destaca la temporalidad en el colectivo de mujeres, con una tasa de contratos de duración situada entre uno y tres meses del 20,7% frente al de los hombres, cuya tasa es del 16,3%.

Además, el 16,8% de la ocupación en la actividad comercial es a tiempo parcial, frente al 15,2% de la economía en general. Desde el punto de vista empresarial, este tipo de contratación favorece la flexibilidad y la adecuación de los recursos humanos a las necesidades generadas por la ampliación de los horarios o para cubrir espacios temporales mínimos y disponer de una mayor flexibilidad horaria.

La desregularización del periodo de rebajas ha afectado, además, a los sectores en los que más se ha cebado la crisis. «Textil y hogar han sido las actividades más dañadas, junto con complementos y regalos», resalta la secretaria general de Covaco. Por el contrario, los sectores que más auge han tomado en los últimos años son «la alimentación especializada, así como el sector de salud y belleza y nuevas tecnologías», añade Esteve.

La crisis no sólo ha pasado factura al comercio minorista. «También las grandes superficies han tenido que adaptarse, cambiar lineales, actualizarse. La crisis no ha dejado un escenario de ganadores y perdedores, todos lo hemos pasado mal», indican desde Covaco.

En este contexto, Castellón va a contar en breve con un nuevo parque comercial. «La oferta comercial irá a más pero la demanda no aumenta». «Pedimos a la Administración que opte por un comercio de proximidad y una planificación sostenible», añade la secretaria general de Covaco.

El presidente de Cocavo, Cipriano Cortés, ha criticado que las administraciones «hacen oídos sordos a las recomendaciones que recoge el Plan de Acción Territorial Sectorial de Comercio Valenciano (Patsecova)», que ya anticipa una crítica situación para el comercio de la ciudad de Castellón y de su área metropolitana y «no hace nada para evitar que se duplique la superficie comercial en la ciudad, permitiendo la implantación de nuevas grandes superficies».

Mientras tanto las ayudas siguen siendo escasas. «La Generalitat lanzó en 2016 una subvención para los autónomos cuya actividad estaba entre los 3 y 5 años pero todavía no se han dado a conocer las resoluciones», recuerda Esteve.

Sea como fuere, la realidad es que la Comunidad Valenciana ha sido la autonomía con mayor crecimiento de facturación alcanzando en 2016 un volumen de 23.545 millones de euros, lo que supuso un repunte del 5,8%, según las previsiones realizadas por la Oficina Comercio y Territorio-PATECO, y se sitúa en el cuarto puesto de la clasificación de comunidades autónomas con mayor volumen de facturación. Una facturación de la que alrededor del 11% se situaría en la provincia de Castellón.

 

Documentación Asociada