Buscar

Comercio cuestiona a Ribó y aboga por una sola zona turística para toda la urbe.

  • Advierte de que el pacto de 2015 genera desigualdades entre operadores y elevar el riesgo de recursos
  • Costa es pesimista: ve difícil un acuerdo sobre horarios en la ciudad de Valencia

El histórico pacto que el comercio y el Ayuntamiento de Valencia rubricaron en diciembre de 2015 pretende convertirse en la base de la nueva negociación sobre horarios comerciales que arrancará la próxima semana en la ciudad. Pero la que fue su medida estrella, la reducción del mapa de zonas de gran afluencia turística, que pasó de cinco a dos, se antoja inviable para la Conselleria de Economía. El director general de Comercio, Natxo Costa, cuestionó ayer el planteamiento inicial del consistorio y defendió una solución alternativa para evitar la discriminación de operadores y esquivar, por tanto, la interposición de recursos.

Según Costa, resulta muy difícil justificar situaciones de desigualdad dentro de un mismo término municipal, tal y como se ha constatado en los tribunales. En Valencia, Media Market ya ganó en 2015 un contencioso-administrativo con estos mismos argumentos. Y el fallo se ha repetido recientemente en Alicante, donde tres centros comerciales se impusieron en un litigio similar contra la decisión municipal de restringir la libertad comercial al entorno de la avenida Maisonnave. En ambos casos el resultado fue idéntico. Los jueces siempre han permitido la apertura en festivo.

La solución por la que aboga Natxo Costa pasa por establecer una única zona de gran afluencia turística que comprendería toda la ciudad de Valencia, con el fin de consensuar, a continuación, el número de festivos aperturables y su emplazamiento en el calendario. «La línea a seguir sería la de todos los operadores en igualdad de condiciones, que puedan abrir durante los mismos periodos del año», aseguró el director general. Su propuesta coincide con la línea marcada por la Conselleria, que defiende un modelo de aperturas estacionales.

Costa deseó que las negociaciones en Alicante y Valencia puedan cerrarse con éxito, pero no ocultó su pesimismo en el caso de esta última por su repercusión para el acuerdo autonómico: «La clave está en cuánto se está dispuesto a cerrar en Valencia a cambio de abrir en el área metropolitana». El titular de Comercio confía en resolver el proceso antes que finalice julio.

Por su parte, desde el consistorio valenciano reiteraron su voluntad de analizar cualquier propuesta y avanzaron que la próxima semana arranquen previas al Consell de Comerç. «Todo está abierto, lo que queremos es mejorar el acuerdo alcanzado en 2015», insistieron estas mismas fuentes.

LA ALIMENTACIÓN COPA EL 60% DE LAS COMPRAS DE TURISTAS

La mayor parte del impacto del turismo en el comercio de la Comunidad se concentra en los supermercados e hipermercados. El informe anual de la distribución comercial minorista, que presentó ayer el director de la Oficina Pateco, Agustín Rovira, estima en 1.080 millones de euros el gasto de los turistas en los establecimientos de la región. De esta cantidad, 654 millones, se destinan a la alimentación. Un 60%. Según Rovira, las singularidades del negocio turístico en la región, muy enfocado al 'sol y playa' y dominado por las segundas residencias, explican estos resultados. Los visitantes apenas gastan 126 millonesn en textil y calzado, 54 millonesn en equipamiento de hogar y 245 millones a otros productos. El 68% del gasto total lo realizan turistas con vivienda vacacional». «Este estudio confirma que los que están comprando los domingos no son turistas», advirtió Costa.