Buscar

El comercio minorista se recupera pero no alcanza el nivel de la precrisis.

El comercio minorista de la Comunitat Valenciana está en un proceso de cierta recuperación pero no alcanza los niveles previos a la crisis, y el empleo del sector ha crecido en el número de trabajadores por cuenta ajena y ha descendido en autónomos.

Estas son algunas conclusiones del informe anual de la distribución comercial minorista en la Comunitat Valenciana 2016, elaborado por la Oficina de Comercio y Territorio (PATECO) del Consejo de Cámaras, que ha sido presentado hoy por su responsable, Agustín Rovira, y el director general de Comercio y Consumo, Natxo Costa.

Los índices de venta del comercio al por menor crecen de forma moderada desde 2013 y superaron los 23.545 millones de euros en 2016, el 5,9 % más que el año anterior, por encima de la media nacional del 3,8 %.

No todos los formatos comerciales han crecido por igual, ya que las grandes cadenas han experimentado un crecimiento más intenso que el comercio unilocalizado (tiendas con un solo punto de venta).

Los productos relacionados con el hogar han sido los que mayor tasa de crecimiento medio han obtenido, mientras que la partida de alimentación es la que menos ha evolucionado.

Las ventas por local comercial aumentaron el 5,3 % y las ventas por empleado el 0,7 %, lo que muestra un incremento de la productividad.

Respecto al empleo, se crearon 4.000 empleos y el comercio cerró el año con 203.719 afiliados a la Seguridad Social, el 2,2 % más, por el empleo asalariado que creció el 3,9 %, frente a la bajada del 1,7 % del empleo autónomo.

El empleo autónomo representa el 30,1 % de afiliados del comercio minorista en la Comunitat, un porcentaje superior a la media nacional que es del 28,6 %.

La temporalidad es similar al del resto de la economía, con un 18 %, por lo que la contratación a tiempo parcial "no se está utilizando a fondo", según ha explicado Rovira.

El Índice de Dotación Comercial (puntos de venta por cada mil habitantes) ha caído ligeramente en lo que es una tendencia de disminución progresiva.

El comercio electrónico, pese a su avance, sigue siendo una parte muy pequeña en el sector minorista.

En la Comunitat Valenciana, el 53 % de los comercios no tiene asalariados y el 43 % son microempresas (entre 1 y 5 trabajadores) y solo el 0,1 % tiene más de cien empleados, y existe "una sobreabundancia" de puntos de venta (63.000).

El gasto turístico ascendió a 1.080 millones de euros, la mayor parte (el 67,8 %) procedente del turismo residencial por el alto número de viviendas secundarias censadas en la Comunitat.

La mayoría del gasto turístico va a alimentación y bebidas, al reproducirse en el lugar de vacaciones el modelo de compra habitual.

El director general de Comercio ha indicado que el gobierno del PP utilizó "como excusa" para habilitar las Zonas de Gran Afluencia Turística el gasto de los visitantes, pero el 67 % de éste procede del gasto residencial.

Según Rovira, la tendencia para los próximos años es de un reajuste en el número de puntos de venta a través de una disminución "lenta y progresiva", un gasto contenido en el comercio minorista, la continuidad de la presencia considerable del autónomo en el sector y la orientación hacia comercios híbridos, dirigidos a segmentos de consumidores o nuevas categorías de producto.