Buscar

El Ayuntamiento alegará contra la libertad comercial de Climent.

El Ayuntamiento convocará el Conselo Local para enviar las alegaciones a Valencia

El Consell traza su línea roja: «La igualdad de los operadores»

 

El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, anunció ayer que presentará la propuesta de la ciudad sobre los horarios comerciales como alegaciones al decreto sobre libertad horaria del Consell, que es de obligado cumplimiento. Al respecto, señaló que la propuesta municipal deberá salir del consenso en el Consejo Local de Comercio, que se convocará próximamente.

En declaraciones a los medios tras asistir a la presentación de la zona BBVA NBA, en el Monte Tossal, Echávarri se mostró satisfecho por la reunión mantenida este mismo jueves con el director general de Comercio de la Generalitat, Natxo Costa; un encuentro del que ha hecho una «valoración positiva» y del que ha dicho que ha ido «bien».

Así, razonó que el encuentro ha servido para «ordenar el debate» y buscar «consensos desde las posturas que sean, pero que salga de la ciudad»; y, por ello, detalló que el consistorio presentará su propuesta como alegación al decreto en el plazo que se abre hasta el 7 de julio, aunque al celebrarse las Fogueres de Sant Joan la semana que viene se podrá ampliar esa fecha límite siempre que se dé aviso de ello.

El alcalde sostuvo que la alegación será «para modificar esos mínimos», en referencia al plazo de tres meses (del 15 de junio a 15 de septiembre), en que toda la ciudad será Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) según marca el decreto.

Para ello, la propuesta deberá salir del Consejo Local de Comercio y el alcalde esperó poder alcanzar «con todos, grandes y pequeños» una posición que «no cuál va a ser. El consenso que salga será el que llevaremos como alegación». Con todo, indicó que prefiere escuchar «a todo el mundo para ver las sensibilidades y, quizás, ya haya una postura unitaria». «Unanimidad es imposible dado que hay posiciones contrapuestas: grandes y pequeños; trabajadores y empresarios», agregó.

Por su parte, Natxo Costa aseguró que el encuentro con el primer edil ha sido «muy satisfactorio», reiteró su opinión de que la potestad para ordenar las zonas turísticas en la Comunidad Valenciana «es de la Administración autonómico» y animó a los afectados a presentar alegaciones a partir de ahora. También indicó que «la única línea roja» es «que debe existir igualdad para todos los operadores».