Buscar

Las grandes superficies elevan un 6% sus ventas en festivo en el primer cuatrimestre.

El auge del turismo está impulsando las ventas del comercio en festivos en la Comunitat, según la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), que cifra en un 6% el repunte medio de las ventas registrado en el primer cuatrimestre por las enseñas a las que representa, como El Corte Inglés, Carrefour o Ikea.

Las grandes superficies señalan que el éxito turístico de la Comunitat «está influyendo directamente en los buenos resultados que presentan la apertura de festivos», con ese aumento del 6% registrado en relación al mismo periodo de 2016. En abril, el conseller Rafael Climent ordenaba el cierre en festivo de los comercios valencianos, que volvió a autorizar un mes después por los errores en la restricción detectados por la Abogacía de la Generalitat.

Un año después de esos vaivenes, aún sin la solución sobre horarios comerciales para toda la Comunitat, las grandes superficies apoyan sus reivindicaciones en datos. Según Anged, un turista gasta más de 30 euros diarios en los comercios de la Comunitat y esas cifras, unidas al incremento de turismo nacional e internacional, hacen de los festivos «uno de los tres días más importantes en ventas de la semana».

Para su portavoz, Carlos Alfonso, «ya es un hecho irrefutable que el consumidor valenciano y el turista desean que el comercio esté abierto también en fin de semana». Así, defiende que «los datos son contundentes: comercio y turismo están tirando de la economía» y el empleo «es el gran beneficiado», con 5.045 empleos creados por el comercio minorista hasta marzo, un 1,9% más que en 2016, como recoge el último informe de la oficina Pateco.

Por otra parte, ayer se conoció la sentencia por la que la sala de lo contencioso-administrativo del TSJCV niega a Ikea la apertura de su tienda de Alfafar (Valencia) en domingos y festivos que reclamó en 2014.

El fallo, al que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS y que se puede recurrir ante ese tribunal o ante el Supremo, rechaza los argumentos de la multinacional contra la decisión de la Conselleria de Economía, dirigida entonces por Máximo Buch, de no declarar Alfafar como zona de gran afluencia turística (ZGAT) después de que el Ayuntamiento del municipio retirase su petición.

La sala, que impone a la empresa 3.000 euros por las costas, señala precisamente que cuando el consistorio desistió de su solicitud de que la Generalitat declarase Alfafar zona turística, con la consiguiente libertad horaria, el proceso no debería haber continuado. Además, indica que la mayoría de los sectores empresariales y sindicatos se oponían, entre ellos de Alfafar, lo que motivó el cambio de criterio municipal.

Entre otras razones, aduce que «Alfafar es un gran municipio de compras, pero no turístico de compras», sino por clientes del entorno.

Esa decisión judicial se interpreta desde la Conselleria de Economía como un respaldo a sus tesis sobre los horarios comerciales y a actuaciones como negar la apertura extraordinaria el día de San Vicente donde había oposición sindical. El director general de Comercio, Natxo Costa, considera refrendada su potestad para restringir la libertad horaria y celebra que la sentencia distinga entre compradores y turistas para justificar la libre apertura.