Buscar

Alicante volverá a cerrar al tráfico el centro para impulsar el comercio.

El Ayuntamiento de Alicante cerrará al tráfico la calle Bailén y la Avenida de la Constitución durante "una jornada" para comprobar los efectos sobre el comercio y la hostelería de la zona. El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, y el concejal de Tráfico, Fernando Marcos, presentarán este proyecto el jueves, lo que supone una continuación del cierre de Maisonnave que se programó en septiembre de 2016 durante un fin de semana.

La idea de peatonalizar el centro de la ciudad no es nueva. De hecho, en la Concejalía de Comercio se ha abogado por rediseñar el modelo comercial en base a la libertad de horarios que sólo disfruta esta zona de la ciudad. La idea es empezar precisamente por Bailén y Constitución, con una peatonalización cuyo coste estimado es de 700.000 euros.

En principio la siguiente parada sería Maisonnave, aunque su desarrollo es complicado porque no cuenta con el mismo consenso que las otras dos vías. Además, se estima que su coste podría ser superior.

El pequeño comercio del centro es partidario de impulsar un modelo de peatonalización. El pasado mes de noviembre presentaron las conclusiones de un estudio, elaborado por el arquitecto Florentino Regalado, en el que se explicaba que ninguna administración se había atrevido a dar este paso.

Para Regalado, la apuesta por cerrar al tráfico el centro "es común en otras ciudades" donde "ha ayudado a reactivar el comercio, como por ejemplo Nápoles". En el Ayuntamiento recuerdan que otras ciudades de este entorno, como por ejemplo Benidorm, han aplicado un modelo similar, y recordaron que el compromiso actual es de mantener la suspensión de licencias para instalar nuevos veladores (es decir, mantener los espacios abiertos).