Buscar

Podemos rechaza incluir el SDDR y abre brecha con Medio Ambiente.

El controvertido sistema de recogida de envases que pretende imponer la Conselleria de Medio Ambiente -en contra del grueso de la industria- pasa de largo en el nuevo pacto del Botànic. En el texto final no hay ninguna referencia concreta al sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR) de envases. Compromís, sobre todo la facción comandada por Verds (que controla el área de Medio Ambiente), intentó incluirla hasta el último momento. Pero Podemos no aceptó sus propuestas. La mención expresa al anteproyecto de ley que ultima el director general de Calidad Ambiental, Joan Piquer, se quedó fuera.

La negociación, enquistada en este punto, se prolongó hasta bien entrada la noche, pero los representantes de Podemos se resistieron a las presiones; algunas procedentes de altos cargos. Para la formación morada, el SDDR no tiene cabida en la revisión del pacto al tratarse de un proyecto ajeno y, además, «mejorable».

La negativa del partido que dirige Antonio Montiel a respaldar la iniciativa generó ayer malestar en la Conselleria de Medio Ambiente, aunque se trató de minimizar el impacto. Si bien el primer acuerdo del Botànic no contemplaba la implantación de este sistema de reciclaje, el equipo del secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro, sí aspiraba a introducir una declaración más contundente, similar a la resultante del seminario de Torrevieja. Ayer, desde este departamento se insistía en que el Botànic no era el foro adecuado para reflejar acciones concretas de gobierno.

Según fuentes conocedoras de la negociación, la redacción final del texto, que fue diseñada por «la instancia más alta de la Conselleria», mejora con creces los términos previstos en el primer borrador. La fórmula definitiva abre la puerta a la introducción de un sistema de depósito de envases, aunque de forma velada. «Actualización del Plan Integral de Residuos de la Comunidad Valenciana (PIRCV) para avanzar hacia una economía circular mejorando la gestión y el tratamiento de residuos», reza literalmente el artículo 120.

En cualquier caso, las reticencias de Podemos hacia el nuevo plan de recogida de residuos de Medio Ambiente dejan entrever dificultades en su tramitación parlamentaria. Y esto ha generado nuevas expectativas entre los sectores más críticos con la propuesta. No es para menos ya que el apoyo de la formación morada se antoja determinante en una votación reñida.

Los nuevos obstáculos no altera los planes de la Consellera que continúa con el calendario de tramitación de su anteproyecto. El objetivo es llevarlo a las Cortes este año y aplicar las nuevas actuaciones a lo largo de 2018, tras una moratoria de un año. Para ello tratará de convencer a la patronal Cierval, que hoy se reúne con Elena Cebrián.

 

Moratoria para centros comerciales

La política comercial de la Conselleria de Economía ha recibido el espaldarazo de los socios del Botànic, que en la nueva versión del acuerdo abogan por fomentar los «horarios comerciales compatibles con la conciliación familiar». En esta misma línea, Compromís, socialistas y Podemos pretenden condicionar la concesión de permisos para grandes establecimientos comerciales a la aprobación del Plan de Acción Territorial Sectorial del Comercio de la Comunidad Valenciana (Patsecova ). La idea, además, es agilizar al máximo la tramitación de este proyecto normativo, para que entre en vigor cuanto antes. Si bien esta declaración de intenciones puede interpretarse como una moratoria en toda regla para los grandes centros, lo cierto es que carece de efecto legal, ya que el pacto del Botànic es un documento exclusivamente político. El Consell tendrá que cumplir escrupulosamente la ley. El acuerdo desgrana, además, alguna de las futuras recetas económicas de Gobierno bipartito. Como la contratación de funcionarios del grupo A para impulsar políticas de reindustrialización o un aumento del presupuesto para políticas activas de empleo. Además, se activarán también programas de formación, de colaboración público-privada, con compromiso directo de inserción profesional. El fomento del emprendimiento femenino es otro de los elementos clave en el pacto. De hecho, se quiere mejorar el acceso a los recursos financieros para las empresas lideradas por mujeres. En cuanto a infraestructuras, se reclamará al Gobierno central el Tren de la Costa y la conexión entre Valencia-Elche-Torrevieja por Cercanías, así como un plan para asumir la AP-7 tras el fin de la concesión. Los socios del Botànic instan a elevar los controles de calidad del aire y abogan por paralizar durante 30 años las reclasificaciones de suelo forestal quemado.