Buscar

El Centro Comercial Urbano está pendiente de un acuerdo con el Consejo de Cámaras.

El convenio para desarrollar el Centro Comercial Urbano firmado en el 2013 por el Ayuntamiento, el Consejo de Cámaras y la Cámara de Comercio de Orihuela acaba el martes sin que se haya acordado prorrogarlo. Aunque en su momento se desarrolló el trabajo del primer año y el resto quedó a expensas de que el Consistorio pagara a la Cámara de Comercio por la prestación de este servicio, el proyecto está sin culminar y en este caso no puede olvidarse en un cajón, puesto que de él depende que el municipio reciba 1,2 millones de euros dentro de la Estrategia Dusi (Desarrollo Urbano Sostenible) de la Unión Europea para poner en marcha acciones que hagan realidad ese impulso que el Centro Comercial Urbano pretende para el comercio.

Desde la institución cameral oriolana indican que la prestación del servicio se paralizó precisamente porque no se pagaba por el mismo -como en casos como el control de los mercados-, y precisan que se solicitó hace ya días al concejal de Comercio Dámaso Aparicio una reunión para determinar qué pasos se van a dar sobre todo con la Dusi en mente, puesto que el convenio expira y es necesario prorrogarlo para poder seguir adelante tanto con el trabajo como con la obtención de los fondos europeos ligados a proyectos relativos a comercio a realizar en el casco histórico y los barrios que se han incluido en la estrategia. Las fuentes consultadas explicaron que desde el Consejo de Cámaras se envió una comunicación al Ayuntamiento en la que se avisaba de la terminación del convenio así como la voluntad de seguir con el trabajo a la espera de que pueda solucionarse el problema del pago del servicio, y que de momento no se ha sabido nada.

En términos similares aunque con algunas diferencias se manifiesta el responsable municipal de Comercio, Dámaso Aparicio, quien indica que ya se ha puesto en contacto con el Consejo de Cámaras para firmar un nuevo acuerdo que permita culminar con el trabajo. El edil recuerda que tanto este convenio como el resto comprometidos por el Ayuntamiento con la Cámara de Comercio se frenaron en su día por los problemas que se pusieron desde el área de Intervención, y que ante esto y para evitar que vuelvan a darse circunstancias similares, lo que pretende hacer ahora es buscar la fórmula jurídica que deberán determinar los técnicos municipales para rubricar de nuevo ese acuerdo a tres bandas que permita culminar el Centro Comercial Urbano. En este sentido Aparicio considera que prácticamente está hecho el 70% de la labor y que queda darle el último empujón para acabar, por lo que no ve inconveniente alguno en buscar primero la fórmula y después hacerla efectiva para que el desarrollo comience a principios del 2017. «Tenemos que tener en cuenta que de este proyecto depende una cantidad importante de dinero de la estrategia Dusi», precisa Aparicio que añade que el objetivo es elaborar el acuerdo en base a lo que se marca desde Europa para «no fallar, porque el convenio anterior estaba viciado y lo que no queremos es que vuelvan a repetirse problemas de ese tipo», sentencia.