Buscar

Castellón seguirá a la cola tras ampliar su superficie comercial.

Castellón aumentará el próximo año su oferta comercial, pasando de 275 a 334 m2 comerciales por cada mil habitantes, pero aún así estará a la cola en densidad, inferior a la actual media de la Comunitat (de 384 m2) aunque superior a la de España (de 332). Con todo, la previsión autonómica y estatal es de desarrollar nuevos proyectos.

La provincia --que ahora cuenta con seis grandes superficies de venta minorista en Castellón, Vila-real, Benicarló y Vinaròs-- la ampliará en el 2017, con el parque comercial Estepark, lo que implicará ganar un 21% más (de 161.952 a 196.592 m2).

El interés de inversores por el comercio se apoya en una potencial demanda, por la senda positiva del consumo. Castellón acumula este ejercicio más ventas y empleo, derivado de los nuevos autónomos, y a los que podría sumar el personal que busque Estepark. Un reciente informe de la Oficina Comercio y Territorio del Consejo de Cámaras de la Comunitat Pateco corrobora sobre Castellón que «el sector de la distribución comercial, tras unos años de crisis que paralizaron proyectos --como el Espai Vila-real--; a lo largo del 2015 y el 2016 se han dinamizado inversiones, con nuevos proyectos como Estepark, el único nuevo previsto en la provincia, que supondrá sumar un área de venta de 35.000 m2».

También desde la Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunitat (Covaco), su presidente autonómico y también de Castellón, Cipriano Cortés, señaló que en este 2016 al pequeño comercio castellonense «en principio, le va bien». Y subrayó que «la previsión es de crecimiento y de crear empleo; se abren nuevos negocios por cuenta propia». Ahora bien, apuntó que el sector dependerá de «la voluntad política y su respaldo; y de la capacidad de gasto del cliente, pues si sus condiciones económicas mejoran, nos va mejor también al comercio».

¿De dónde sumar beneficios? Del incremento del gasto y de los propios clientes. El turismo como fuente de ingresos es una vía a explotar, y más con el incremento de visitantes a través de la puerta abierta de las líneas regulares del aeropuerto de Castellón; así como el AVE previsto para el primer trimestre del 2017; o los cruceros, aún incipientes.

Con todo, Cortés remarcó que, para atraer a ese visitante foráneo y lograr que compre, «es clave que encuentre en las tiendas de Castellón productos singulares, distintos a los que ya tiene en su lugar de origen, ya sea en alimentación, moda, etc. Y esto precisamente lo tiene el pequeño comercio. La diferenciación en estos tiempos, en los que prima por todo el mundo un modelo estandarizado, es fundamental».

EN CIFRAS / Por ahora, el informe del comercio minorista del Pateco apunta que en Castellón, Valencia y Alicante, hasta septiembre, el 70% de tiendas consultadas esperaba subir o igualar ventas; aunque el gasto medio se estanque. En concreto, uno de cada cuatro esperaba una subida de las compras; el 45%, mantenerlas; y el resto, menos. A finales de la semana pasada también el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó otro indicador, el de ventas en el mes de agosto, con un 5,5% más interanual. H