Buscar

El Consell invertirá 67 millones en su estrategia territorial para el comercio.

Eclipsado por la polémica de los horarios comerciales, el borrador del Plan de Acción Territorial Sectorial del Comercio de la Comunidad Valenciana -más conocido por sus siglas, Patsecova- sigue su curso. La hoja de ruta que debe guiar la estrategia comercial del Consell está a un paso de iniciar su tramitación administrativa. La Conselleria de Economía Sostenible y la Oficina Pateco ya han terminado de pulir el texto inicial, que contempla una asignación de hasta 67 millones de euros para revitalizar este sector. Según el director general del ramo,Natxo Costa, el plan se elevará en breve al pleno del Gobierno autonómico para su aprobación. El objetivo es que pueda entrar en vigor en el plazo aproximado de un año.

El documento, que incorpora la nueva sensibilidad del Consell sobre el modelo comercial de proximidad, primará a los pequeños establecimientos frente a las grandes superficies del extrarradio urbano. Una apuesta por las tiendas de barrioque se traducirá en medidas concretas y recursos para financiarlas. Economía pretende consensuar este plan de actuaciones con los distintos agentes y organizaciones del sector, según desveló el director general en una jornada técnica celebrada el pasado jueves.

La memoria económica que acompañará al futuro Patsecova prevé inversiones por valor de 67 millones de euros a cuenta del Ejecutivo autonómico. Si bien estas asignaciones se distribuyen con carácter plurianual -lo que sobre el papel minimiza el esfuerzo que ha de afrontar la Generalitat-, Costa vaticinó dificultades para recabar los fondos previstos en una coyuntura adversa como la actual. Sólo si el Estado acomete la revisión del modelo de financiación autonómica se podrá despejar este escenario, admitió ante una sala repleta de representantes del comercio regional.

En este mismo foro, el director general reivindicó la apuesta decidida de su departamento por desbloquear el Patsecova, después de que la iniciativa quedara relegada durante cuatro años en un cajón de la Conselleria. Su equipo ha revisado las prioridades y líneas argumentales en menos de ocho meses para introducir su propia visión del sector.

A partir de ahora se tendrán en cuenta aspectos como la contaminación atmosférica, la integración paisajística, la afección del patrimonio histórico o losniveles de tráfico para autorizar o no un nuevo enclave comercial. De hecho, el plan contempla la figura de «área saturada» para evitar la proliferación de más establecimientos en demarcaciones donde se vulneran estos límites.

Requisitos unbanísticos

El Patsecova impondrá, además, nuevos requisitos urbanísticos. Por ejemplo, las áreas comerciales se restringirán a parcelas con un uso específico de terciario comercial (hasta la fecha se permitía cualquier tipo de terciario) y se obligará areservar bajos en las nuevas promociones inmobiliarias para estos negocios. Con ello se pretende evitar una estampa habitual en los barrios de nuevo cuño, donde los residenciales con zonas comunes carecen de locales disponibles y es obligado desplazarse en coche para realizar las compras básicas.

La estrategia comercial de la Generalitat, que tiene en el Patsecova uno de sus pilares básicos, se completa con la nueva ley de Comercio, en la que ya están trabajando los técnicos de Economía, y que tendrá que abordar cuestiones tan controvertidas como los horarios y aperturas comerciales. El objetivo del Consell es que esta norma pueda aprobarse en el Parlamento autonómico antes de que finalice el actual periodo de sesiones, aunque todavía no se ha cerrado un anteproyecto.