Buscar

Fuset recuerda a los hosteleros que las Fallas generan ingresos y pide que cese el conflicto.

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, salió ayer en defensa de las comisiones falleras y aseguró que «las fallas deben de dejarse de ver como un problema, ya que son una oportunidad». Fuset quiso recordar que «los hosteleros se benefician y mucho de las fiestas falleras».

El responsable de fiestas en el Ayuntamiento explicó que no le gusta «la existencia de conflictos históricos entre hosteleros y fallas porque hemos de caminar unidos». En este sentido, añadió que hay que instar «al diálogo y al entendimiento y abandonar ya la retórica de la trinchera».

Sobre las reivindicaciones históricas de los hosteleros, quiso dejar claro que el Ayuntamiento de Valencia «este año ha dado pasos valientes para mejorar la seguridad y la convivencia con medidas como poner en un sólo lado de las calles las paradas de los mercadillos». Por eso, dijo que «no son momentos de crear conflictos, sino de hacer piña ya que, además, en la candidatura de las Fallas a la Unesco es importante que se perciba la existencia de cohesión social».

Pere Fuset explica que uno de sus objetivos es dar a conocer con cifras el potencial de las Fallas «por eso hemos encargado a la Universitat de València, a la facultad de Economía, y a la Cámara de Comercio un estudio de impacto económico que nos permitirá preparar un plan estratégico con el fin de sacar el máximo provecho a la fiesta». Y añade que «hay que demostrar que las Fallas generan ingresos, son un motor económico. Lo importante es que no se perciban como algo negativo, sino como una gran oportunidad».