Buscar

El Corte Inglés solicitó un informe a la Cámara contra el cierre de Maisonnave.

El Corte Inglés encargó, tras ofrecérselo la propia Cámara de Comercio de Alicante, un estudio sobre el cierre de la Avenida Maisonnave en la modificación de la ZGAT que aprobó el 16 de diciembre la dirección general de Comercio de la Generalitat a propuesta del Pleno del Ayuntamiento de Alicante. El estudio lo sigue elaborando en estos momentos la denominada Oficina Pateco, una entidad técnica que realiza investigaciones y proyectos sobre el territorio y la actividad económica, especialmente el ámbito del comercio, y que depende del Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunitat Valenciana. No obstante, la propia cadena de distribución admite que «ya no lo necesita».

El informe trata de rebatir los argumentos empleados tanto por el Gobierno alicantino como por la Generalitat sobre la idoneidad de cambiar la zona de gran afluencia turística. Cerrar el área con Maisonnave como epicentro y abrir otra entre Canalejas y la Rambla, Gerona y la Explanada. El estudio trata de argumentar, según admiten fuentes de la Cámara, que ni la nueva zona ( a día de hoy vigente) es la de mayor afluencia turística, ni existen comercio alguno de más de 300 metros, lo que, en la práctica, supone una normativa inútil. En su fundamento jurídico, la dirección general de Comercio avala la concentración suficiente de alojamiento, además de algunos edificios integrados en el patrimonio histórico y está próxima (la Zgat vigente) al área de los cruceros «principal zona destinataria del turismo de compras».

El director de El Corte Inglés en Alicante, José Antonio Maseda, explica a este diario que el estudio se pidió tras «brindar» el servicio profesional la Cámara «porque la Zgat no reunía condiciones, ni siquiera un comercio de más de 300 metros, ni frecuentada por turistas». «No lo hemos recibido, ni lo necesitamos ya el estudio, porque tras el cierre unilateral del Ayuntamiento, hemos conocido las nuevas intenciones del alcalde Echávarri». Maseda hace una llamada al consenso, en pleno proceso de reuniones del alcalde con los colectivos de la ciudad: «A ver si nos ponemos de acuerdo entre todos, porque estamos dejando pasar una oportunidad para Alicante muy importante, precisamente cuando los últimos datos oficiales del Ine sitúan a la Comunitat y a la Costa Blanca a la cabeza en aumento de turistas extranjeros en España». «No tenía sentido el cierre de Maisonnave y entiendo la nueva posición del alcalde de aperturas en todos los festivos y domingos en todos los centros comerciales de Alicante», añade Maseda.

Al ser preguntado por si confía en que al final se apruebe en el Ayuntamiento (Compromís y Guanyar lo rechazan pero lo apoyarían PP y Ciudadanos) y después en la Generalitat, el director de El Corte Inglés sentencia: «Más que confiar, lo deseo por razones obvias y ahora el alcalde apuesta por dinamizar la ciudad para que sea la capital que queremos ser y que nunca acabamos de ser; hay escollos, pero también el Consell parece que ha cambiado sensiblemente de parecer y aboga por una apertura parcial de festivos en Semana Santa y verano, aunque nosotros vamos a apoyar la apertura de todos los festivos porque es lo que tiene sentido turístico y porque se respeta la conciliación de la vida familiar y laboral».

Estancamiento

El Corte Inglés ha visto desplomarse un 50% la facturación de su área Gourmet, que sí abre los festivos. Además, la venta total perdida es prácticamente irrecuperable, pues entre lunes y sábado solo se compensa el 20% de lo no facturado, «aunque esperemos que con el tiempo, si esto no se soluciona, se recupere algo más, pero ese es el dato de los siete domingos de cierre». Además, El Corte Inglés de Alicante es el único que no crece de los seis que están en la dirección territorial de Murcia, Albacete y Alicante. El comportamiento es plano, no crece, entre otras razones porque el 52% de los compradores en festivos llegaban de fuera de la ciudad y desde el 17 de enero no acuden. Además, Maseda está convencido de que se cumplirá el compromiso de 600 contratos entre las cuatro firmas.