Buscar

Volver

Palabras clave:

Periodo Desde: (yyyy-mm-dd)

Hasta: (yyyy-mm-dd)


El aumento de las ventas y el empleo del comercio minorista confirman la consolidación del crecimiento económico en 2017.

  • Las ventas del comercio minorista, corregidas de efectos estacionales y de calendario, se incrementaron un 1,4% en promedio anual, mientras que la ocupación del sector se incrementó en un 1,7%
  • Las previsiones para el año 2018 son favorables en un contexto de crecimiento estimado del PIB y el empleo de la economía española del 2,4% y 2,2%, respectivamente, lo que contribuirá positivamente a afianzar la confianza de los consumidores

Las ventas del comercio minorista en España han concluido el año 2017 con un incremento medio del 1,4%, descontando los efectos estacionales y de calendario, según las series de los índices de comercio al por menor (ICM) publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística.

El crecimiento sostenido del comercio minorista durante cuatro años consecutivos evidencia la consolidación de la economía española y el afianzamiento de la confianza de los consumidores.

Por tipo de producto, destaca el vigor de las ventas de equipo del hogar y de equipo personal durante el año, con aumentos medios superiores al 3% (3,7% y 3,2%, respectivamente). En cuanto al modo de distribución, sobresale el dinamismo de las ventas en grandes cadenas, del orden del 3,0% en el promedio de 2017.

El perfil del conjunto de las ventas minoristas durante el ejercicio se ha caracterizado por un aumento sostenido hasta el mes de mayo, cuando se registró un avance anual máximo del 2,7% (corregido de efectos estacionales y de calendario). Desde entonces, el perfil ha sido suavemente descendente, concluyendo el mes de diciembre con un incremento interanual del 1,2%.

Esta evolución se ha trasladado con fuerza al empleo del sector, de modo que su ocupación en el conjunto del año 2017 ha crecido a un ritmo medio del 1,7%. En particular, sobresale el intenso ritmo de creación de empleo por parte de las grandes cadenas (4,0% en el promedio del año) y de las grandes superficies comerciales (2,8%).

Sin duda, el impulso de la demanda interna agregada y la intensidad de la creación de empleo en el conjunto de la economía española en 2017, han afianzado la confianza de los consumidores durante el ejercicio, con efectos positivos sobre las ventas del comercio al por menor.

Previsiones

La Cámara de Comercio de España prevé una suave ralentización del PIB en 2018, con un avance interanual del 2,4%. El componente más dinámico será la demanda interna y, en particular, del consumo final de los hogares. Esta evolución permitiría a su vez alcanzar una tasa de crecimiento del número de ocupados de la economía española del 2,2% interanual.

En este escenario, las expectativas avalan la continuación de la tendencia del sector del comercio minorista en el año 2018, con un mantenimiento de las ventas del sector respaldadas por el dinamismo de la demanda interna y la prolongación de la creación de empleo.

Para cumplir esas expectativas el sector tiene que afrontar una mejora de su competitividad particularmente a través de la digitalización y la promoción del turismo de compras, como se puso de manifiesto en la última reunión de la Comisión de Comercio de la Cámara de España.

Fuente: Cámara España.